Las inolvidables: algunas baladas de oro

Declaración: la música ha ido perdiendo una cierta linealidad, nada malo, pero sucede que en las fiestas se confunde lo bailable de lo experimental. Entre todas las nuevas propuestas, hay éxitos producidos con impecabilidad y sentimiento. Entre los mash ups, el noise y los dj´s, hay canciones que merecen la pena ser tomadas en cuenta, porque lo único que pretenden es seguir hablando de amor y felicidad. La balada es el género que sigue con las costumbres, y que, afortunadamente, permanece vigente. Ésta es una selección de baladitas de oro, mínima pero bonita.

The Concretes. Banda sueca de ocho miembros.  Su disco homónimo, abundante en violines y mandolinas, no aspira a crear atmósferas falsas que remitan a paisajes fríos. Es un disco auténticamente alegre, y “Warm Night” una canción auténticamente amorosa, que alcanza el nivel de poder y exuberancia con los coros multitudinarios de los minutos finales. La voz entrecortada de Victoria Bergsman le añade el elemento desaliñado y sentimental, redondeando la obra.

Janelle Monáe sacó en el 2010 su disco “The Archanoid”, un disco arriesgadísimo (folk, soul, r&b, hip- hop) que le devuelve la artisticidad al pop. Un disco difícil de escuchar por su longitud, y sin embargo sorprendente. Sorprendente por ser polisémico: permite distintas opiniones de los escuchas por la paleta de géneros que aborda. A las pruebas me remito: “Locked Inside”.

El dreampop es la vertiente más interesante de la música. Sus características etéreas y simples convierten a los grupos que saben ejecutarlo de una forma debida, en grupos emocionales al borde de las lágrimas, de lo cinematográfico. La vocalista Hope Sandoval tiene un fraseo limpio y tarareable.

El proyecto de Freddy Ruppert en el que colaboran Nika Roza de Zola Jesus y Jamie Stewart de Xiu Xiu. Un trío de músicos que suelen ser adjetivados con cierta grandilocuencia:(intelectualexperimentalruidosodifícilmúsicaquetúnopodríasdigerir). A pesar de las etiquetas, tienen un gusto por el pop y una conciencia de cómo se debe hacer. “Taurean Nature” es un sencillo de su nuevo disco “New Love”. Una canción con economía de sintetizadores, y, una balada, y, un homenaje gracioso a Elvis Presley.

Erykah Badu ya lleva 4 producciónes anteriores a su serie de New Amerykah que hasta ahora lleva dos discos. La primera parte, “4th World War” es un disco indefinible, porque Erykah Badu distorsiona con sonidos robóticos, arpas y voces manipuladas los géneros con los que experimenta, los géneros de cabecera: hip- hop, soul y r&b. “Telephone”, una canción sin muchos puentes, sin solos ni acrobacias vocales, una canción muy larga, logra lo amosférico y la sabrosura.

Por favor, escuchen sin prejuicios. Sucede que tiene un rango vocal muy alto, y sucede que Lynda Perry es una compositora de respeto. Tampoco se lo tomen tan en serio: hay veces que la música sirve para mantener el sentido del humor.

Lo que tienen estos muchachos y muchachas es que cuidan sus producciónes al máximo: de las mejores voces.

Sin falsos ñerismos, cabe decir que El Príncipe fue de esos cantantes perfectos (cantantes profesionales) que limpios y afinados, tenían estilo y un sello que los distinguía de entre sus congéneres. Esos cantantes ya no existen en México. Muy triste.

Espero y escuchen la selección, y sea de su agrado.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Arte, De Fan a Fans, Musica Chingona, Reseñas, WTF!!!

Una respuesta a “Las inolvidables: algunas baladas de oro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s